La Conquista Espanola de Peru



Historia de Perú

Parte III: La Conquista Española

La búsqueda de Pizarro de oro y tesoros
En 1528 Francisco Pizarro y sus hermanos finalmente contactaron un distante puesto de vigilancia Inca en la costa de Perú después de zarpar hacia el sur por la costa del Pacífico de Panamá. Pizarro y su grupo de exploradores esperaban encontrar un imperio incrustado de oro semejante al que Cortés había conquistado en el actual México. El éxito en la conquista de Cortés y su posterior enriquecimiento con el oro de los aztecas inspiró a toda una generación de conquistadores a seguir sus pasos para encontrar el próximo gran imperio americano y enriquecerse.

Guerra civil en el Imperio Incaico
Cuando Pizarro y su grupo viajaron por la costa oeste de América del Sur escucharon de la gente local historias sobre un vasto y poderoso imperio situado más al sur y al interior. Cuando finalmente llegaron a la famosa nación, fueron testigos de una escena de caos, muerte y guerra civil. La viruela había barrido el sur de Panamá a través del Imperio Inca mucho antes de que cualquier europeo hubiese oído hablar de lo que había en las tierras al sur. Entre 1524 y 1526 la enfermedad se esparció por todo el Tahuantinsuyo, matando nobles y plebeyos. Una de sus víctimas fue Huayna Capac, el Inca en ese momento, y su heredero, junto con el resto de la familia real.

Sin un claro sucesor, el Imperio Inca devino en un caos y la guerra civil entre dos hermanos estalló. Huáscar reclamó el trono de su padre Huayna Capac, pero como un hijo mimado que había pasado la mayor parte de su vida en la capital del Cusco, sabía poco sobre los aspectos prácticos de la guerra o el liderazgo. Su medio hermano Atahualpa creció con el ejército luchando en las guerras de conquista Inca en Ecuador. Aunque legalmente no era el siguiente en la línea de sucesión para el trono, él tenía la experiencia, arrojo, y el respaldo del ejército para asumir el trono en lugar de su hermano Huáscar.

Peru History Spanish Conquest Pizarro
La Conquista Española del Imperio Incaico Ingrese a los españoles en esta escena y tendrá la explicación de por qué uno de los imperios más poderosos de la tierra, y ciertamente el mayor imperio en su momento durante el siglo XVI, fue derrocado rápida y eficazmente por un pequeño grupo de comuneros de Extremadura en España. En comparación con la Europa de este momento, el imperio inca fue muy superior en algunos aspectos.

Por ejemplo en cuanto al grado de cohesión ya que Europa durante el siglo XVI se componía de muchos pequeños estados y naciones, todos compitiendo entre sí. El imperio inca en ese momento era un imperio geográficamente masivo y unificado que se había establecido en una especie de paz, similar a la Pax Romana, sobre sus tierras conquistadas. En términos de organización social la cultura inca estaba muy avanzada y los europeos quedaron impresionados con la sanidad pública, la belleza, y la organización de las ciudades muy distante a las sucias ciudades, llenas de gente y plagadas de enfermedades de Europa.

Hipótesis comunes sobre la conquista española las que resultan ser erróneas
Incluso la armadura utilizada por el ejército inca fue un testimonio de su arte y conocimiento que desafía el estereotipo que tenemos sobre esta civilización 'antigua'. (Muchas personas erróneamente se refieren a los “antiguos Incas”, cuando su imperio gobernó durante el siglo XV, un período de tiempo al cuál sin duda no nos referimos como "antiguo", en Europa). Los incas hicieron una clara y fresca pero resistente y fuerte armadura de textiles, un material y un tipo de arte esencial en muchas maneras de su cultura. Cuando llegaron Pizarro y su pequeño ejército muchos soldados encontraron que la armadura inca fue superior a la armadura europea pesada y caliente hecha de metal. Hay evidencia de que algunos soldados españoles comenzaron a usar la armadura inca en lugar de su propia armadura de metal.

El error común acerca de que la tecnología superior ganó la conquista para España es a la vez verdadera y falsa en muchas maneras. Mientras que las armas eran esenciales para someter el Tahuantinsuyo, esto no se debió al hecho de que eran un arma superior en el sentido de que podían matar con mayor eficacia. En realidad, al momento de la conquista española, los fúsiles eran altamente ineficaces e inexactos. Un arquero inca fácilmente podría acabar con un enemigo a una mayor distancia y con mayor precisión que un tirador español. La ventaja de los españoles estaba en lo desconocido de esta tecnología.

Los incas nunca antes habían experimentado algo parecido a la pólvora y las explosiones, sonidos y olores de las armas generaban caos y estragos en el ejército inca. Si esto se le suma el hecho que los soldados españoles iban a caballo, tenemos dos terribles nuevos conceptos que los Incas nunca había visto ni entendido. En las Américas, el animal domesticado más grande era la llama, que no era lo suficientemente fuerte para ser montada. Las llamas sólo servían como animales de carga y por sus fibras gruesas. Era la primera vez que alguien en esta parte del mundo veía soldados montando caballos, incluidos los incas quienes desconocían el concepto de un ser humano que montara un animal de cualquier especie.

La Batalla de Cajamarca
Los españoles sabiendo esto, sacaron provecho de esta alarmante combinación de nuevas tecnologías para sorprender a Atahuallpa y su ejército el 16 de noviembre de 1523 que se encontraba celebrando en Cajamarca. En la batalla de Cajamarca, los españoles generaron el caos dentro del ejército y Atahuallpa fue capturado, un movimiento que dejó impotente al resto del ejército. ¿Cómo podían los españoles hacer una cosa así a un ser que fue considerado un dios? El ejército inca cayó y muchos soldados incas murieron aplastados en su intento de escapar o directamente por la tecnología "superior".

La captura de Atahualpa
Con Atahualpa capturado, Pizarro y su banda deseaban eliminar de forma permanente a la todavía cabeza del Imperio Inca y al mismo tiempo hacer dinero. Sabían por experiencia de sus compatriotas en México que al eliminar al gobernante podrían más fácilmente conquistar el imperio. A cambio de la liberación de Atahuallpa, los españoles pidieron como rescate un cuarto lleno de oro. Para que luego después de obtenerlo, buscaran de todos modos una excusa para eliminar a Atahualpa. Lo juzgaron por el asesinato de su medio hermano Huáscar en la guerra civil, como era de esperar, lo encontraron culpable y rápidamente lo ejecutaron por estrangulación. Con el Inca fuera del camino Pizarro marchó hacía la capital, Cusco.

La caída del Cusco En Cusco Pizarro y sus hermanos encuentran el resto del oro que estaban buscando. Uno de sus primeros actos fue despojar a los templos de las láminas de oro que cubrían las paredes de piedra. Cusco fue literalmente una ciudad incrustada en oro tal como los españoles lo habían soñado. Asumiendo el control de Cuzco como propio, Pizarro y sus hermanos organizaron una nueva colonia española, después de nombrar un Inca títere, hecho que fue considerado como fachada por los pobladores locales. Después de múltiples rebeliones sangrientas finalmente los españoles re-fundan el Cusco como capital de su nueva colonia el 23 de marzo de 1534. El país de hoy en día, Perú comenzó a tomar forma y la historia de los Andes fue reescrita por completo.